Blog
24/01/2013

Capotillo: el rock taurino de Yacentes.

Mientras que en Madrid los Gabinete Caligari cantaban que el Pasmo de Triana tenía una Luger en la mano, canción rockera que explicaba a su público el suicidio de Belmonte con su pistola alemana, en Córdoba un grupo inclasificable llamado Yacentes se desmarcó con una canción que llamarían Capotillo. – A todo esto, hago un pequeño inciso, aquella Luger que poseía Belmonte debió estar fabricada por la empresa Mauser en el pueblo de Oberndorf donde yo pasé mi infancia.-

No era lo mismo la movida madrileña que la movida cordobesa, evidentemente. Pero en la ciudad de los califas surgieron una serie de grupos que bebían de esas fuentes de libertad y valentía que trajeron los 80. Sin lugar a dudas la banda más emblemática y personal fueron los Yacentes. Liderada, en la voz, por el Tónicas, contaba entre otros con Charli de la Mata a la guitarra y Álvaro Muñoz. Este Álvaro sigue aún hoy día con proyectos musicales que han tenido mucha mayor calidad que éxito. Se le conoce como Tarik y ya entonces lideraba una banda paralela a Yacentes, los Tarik y la Fábrica de colores. El nombre de Tarik no es casual, su padre firmaba como Tarik de Imperio en su labor de crítico taurino en Córdoba.

Pero volvamos a Yacentes y su canción Capotillo. Apareció en su primer y único vinilo (En cepos de piedra), junto a otros dos temas, El camino y Elena, y nos hablaba del redondel y de la bandera de España y toda una serie de tópicos. El tema taurino no ha estado exento en el pop-rock nacional y existe un estudio exhaustivo en uno de los últimos números de la excelente revista sevillana Revista de Estudios Taurinos. Lo que hacía especial a este tema era que los mimbres del grupo, aparte de la relación familiar de Tarik, poco podrían indicar que el tema taurino se ajustase a un repertorio coherente. Porque los Yacentes no eran un grupo cañí como los Gabinete Caligari, a los que una canción taurina les quedaba que ni pintada; no, los Yacentes eran un grupo que podríamos llamar de rock gótico, con sensibles influencias de bandas británicas del momento como The Cure o Jesus and Mary Chain, grupos oscuros de sonido y temática de aquellos años 80. Y su imagen iba acorde a aquellos sonidos y a aquella movida cordobesa que se reunía en el bar Varsovia, en el Etc. o en el Sangre Española, nombre por cierto de otra canción taurina de Gabinete Caligari.

Yo vi en numerosas ocasiones actuar a los Yacentes, seguramente cada vez que actuaron en Córdoba, y como se puede ver por la foto adjunta, hubieran pasado más desapercibidos si se hubiesen vestidos de toreros. El Tónicas, sin ir más lejos, solía ir calzado con unos zapatos cuya punta debía medir metro y medio y se retorcía sobre sí misma, o así lo recuerdo. En cualquier caso, menos los pelos cardados, porque yo los llevaba rizados a lo cantante de Simply Red, las pintas que llevaban los Yacentes eran las mismas que llevaba yo en aquellos años. Sólo que yo me atrevía a ir a los toros así, con la consiguiente rechifla general. Queda aquí la canción para que la escuchéis, un documento más de los intentos de acercarse al mundo taurino por parte de nuestros rockeros.

 

Fernando González Viñas.

Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura

Gobierno de España | Ministerio de Cultura