El príncipe y el faraón

Esta foto habla en dos idiomas. No haría falta traducirla, pero el texto es una excusa para que aparezca aquí. La he robado de EFE, no sé quién es el autor. En la instantánea aparecen la bailaora flamenca Cristina Hoyos, con un yukata de algodón, prenda típica japonesa, el príncipe heredero de Japón Naru Hito y el maestro faraón Curro Romero. También la mujer de Curro, Carmen Tello. Si exceptuamos a esta última, ¿quién de los presentes no es japonés? ¿Seguro que Cristina Hoyos no se ha escapado de la época Heian? ¿De verdad que Curro Romero no es nativo de Kyoto? Yo diría más: ¿Naru Hito y Ro Mero no son de la misma Casa Real? No dejo de mirar la foto y me acuerdo de una respuesta que dio Curro en una entrevista. Me viene al hilo de lo que Rudyard Kipling escribe en su libro sobre Japón: «Japón es un país agradecido para los que somos bajitos». Igualmente, este faraón ante ese príncipe del sol naciente que parece sobrino suyo seguro que recordó aquella respuesta que una vez dio en una entrevista, donde, concretamente, dijo: «Los mejores años son de chequetito, siempre». Y añadió, «aunque pases fatigas». ¡Qué grandes estos japoneses!

Premios de la Asociación Taurina Parlamentaria

La Asociación Taurina Parlamentaria entregará el próximo día 21 de febrero sus premios anuales. Los premiados son el Curso de Periodismo Taurino de la Fundación Wellington, Agustín Díaz Yanes, Salvador Arias Nieto, Pepe Luis Vázquez y la Fundación de Estudios Taurinos de Sevilla.

El Boletín de Loterías y Toros felicita a todos los premiados por tan merecido reconocimiento y en especial a la Fundación de Estudios Taurinos, entidad hermana que durante más de dos décadas viene realizando un intenso trabajo de profundización y desentrañamiento del hecho cultural taurino.

Matador de dragones

El próximo 12 de enero se inaugura en la galería Josef Filipp de la ciudad alemana de Leipzig una exposición de Ruth Habermehl. Nacida en 1969, esta artista alemana trabaja sobre todo con collage y una muestra de su obra es lo que ofrece en esta exposición. Entre lo expuesto se ha colado una obra taurina, un fiel reflejo simbólico de lo que el torero sigue siendo para los que nunca han estado en España, un híbrido entre el héroe y el don Juan. La obra en cuestión (25 x 20 cm) se llama como el título que encabeza esta entrada: Matador de dragones (Drachentöter).

Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura

Gobierno de España | Ministerio de Cultura