Obra Plástica

4 patas, 2 cuernos, 1 vida…

Manolo Garcés.
Nº14

La pintura me sirve para comunicar una visión personal de la realidad donde intervienen las ideas y la percepción de esas ideas a través de los sentidos, estos dos factores son necesarios en el germen de la obra.

Mis imágenes son la combinación de una mirada contemplativa hacia el exterior desde lo sensitivo y lo racional. El resultado es una traducción de esos elementos, contados en un plano y con los infinitos recursos que me aporta el lenguaje de la pintura.

La posibilidad de trabajar un tema tan definido como es el toro y lo que rodea a su imagen y filosofía supone un desafío, hay que acotar un espacio concreto que, al mismo tiempo, puede ser muy amplio en su representación. La búsqueda de imágenes relacionadas con este mundo y su posterior elaboración, concluyen en un esfuerzo creativo diferente al sistema de trabajo habitual que hasta el momento he utilizado en mi obra.

Estos dibujos cuentan la historia de un toro en el campo, elegido para ser toreado y su irremediable encuentro con la muerte. Cada dibujo es una secuencia de esa historia desde la percepción del toro, el torero y el público. He buscado una perspectiva original para cada una de esas secuencias, pintadas en un lenguaje figurativo y mezclando diferentes técnicas (ceras, tinta de colores, carboncillo y acrílico). La experimentación técnica y la creación de espacios sugerentes han sido el objetivo a conseguir en esta experiencia artística con la tauromaquia y su particular filosofía de vida.

 

Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura

Gobierno de España | Ministerio de Cultura